album-art

Almacenar la energía en los propios chips, una meta alcanzable gracias a unos microcondensadores revolucionarios

En su constante búsqueda de dispositivos electrónicos cada vez más pequeños y eficientes desde el punto de vista energético, los investigadores quieren llevar el almacenamiento de energía directamente a los microchips, reduciendo las pérdidas que se producen cuando la energía se transporta entre los distintos componentes del dispositivo. Para ser eficaz, el almacenamiento de energía en el chip debe ser capaz de guardar una gran cantidad de energía en un espacio muy reducido y suministrarla rápidamente cuando sea necesaria, requisitos que no pueden cumplirse con las tecnologías actuales disponibles en el mercado.

El condensador es uno de los componentes básicos de los circuitos eléctricos, pero también puede utilizarse para almacenar energía. A diferencia de las pilas o baterías, que almacenan energía mediante reacciones electroquímicas, los condensadores almacenan energía en un campo eléctrico establecido entre dos placas metálicas separadas por un material dieléctrico.

Los condensadores pueden descargarse muy rápidamente cuando es necesario, lo que les permite suministrar energía con rapidez. Además, no se degradan con los repetidos ciclos de carga y descarga, lo que les confiere una vida útil mucho más larga que la de las pilas. Sin embargo, los condensadores suelen tener densidades energéticas mucho menores que las que tienen las baterías, lo que significa que pueden almacenar menos energía por unidad de volumen o peso, y ese problema se agrava cuando se intenta reducirlos al tamaño de microcondensadores para almacenar energía en el chip.

Ahora, unos científicos han creado microcondensadores con una densidad de potencia y de energía enormes, abriendo el camino hacia el almacenamiento de energía en los propios chips de los aparatos electrónicos.

El logro es obra de un equipo de científicos integrado, entre otros, por Sayeef Salahuddin y Nirmaan Shanker, del Laboratorio Nacional Lawrence Berkeley (Berkeley Lab), así como Suraj S. Cheema, de la Universidad de California en Berkeley, y ahora del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), en Estados Unidos todas estas entidades.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password