Como debemos comprender la información de la salud.

La comprensión de la información de salud se refiere a qué tan bien una persona puede obtener la información y los servicios de salud que necesita, y lo bien que la entiende. También se refiere a la forma que la utiliza para tomar buenas decisiones de salud. Involucra las diferencias que las personas tienen en áreas como:

Acceso a información que puedan entender.

Habilidades como búsqueda de la información, comunicación con los proveedores de atención de salud, tener un estilo de vida saludable y el manejo de una enfermedad.

El conocimiento de términos médicos y de cómo funciona el sistema de atención médica.

Limitaciones físicas o mentales.

Factores personales, como la edad, la educación, las capacidades del lenguaje y la cultura.

Más de 90 millones de adultos en Estados Unidos tienen bajo nivel de comprensión de la información de salud. Esto afecta sus capacidades para tomar decisiones y puede dañar su salud. Pueden tener problemas para manejar las enfermedades crónicas y llevar una vida sana. Pueden ir al hospital más a menudo y tienen un peor estado de salud en general.

 

¿Qué es la compresión de la información de salud?

 

Sencillamente, es la capacidad para obtener y entender información sobre temas de salud y servicios médicos de modo que le permita tomar decisiones bien informadas sobre su salud, agrega Duckhorn.

Si usted no tiene un nivel alto de compresión de la información de salud, no está solo. Según la Evaluación Nacional de Educación de Adultos, sólo el 12 por ciento de los adultos en los EE. UU. poseen las aptitudes necesarias para hacerse cargo de su salud y prevenir enfermedades. Sin estos conocimientos esenciales, es difícil para muchas personas aprender cómo mejorar su salud.

Según la Oficina de Prevención de Enfermedades y Promoción de la Salud, la compresión de la información de salud requiere competencias lingüísticas y conocimientos básicos sobre temas como la nutrición o la salud cardiovascular o del corazón. Si no tiene un buen entendimiento de la información que su doctor le da, o si no se atreve a hacerle preguntas, es posible que no tome decisiones fundamentadas sobre su salud.

Por ejemplo, la cantidad de información que usted recibe sobre un simple examen médico puede ser abrumadora, dice Duckhorn. “Es fácil imaginar que una persona se confunda si los resultados de una prueba de cáncer son negativos”, agrega.  “Por instinto, un paciente podría pensar que “negativo” significa “un mal” resultado en vez de uno bueno”.

salud-publica

Consecuencias de los bajos niveles de compresión de la información de salud.

 Los bajos niveles de la compresión de la información de salud pueden tener consecuencias negativas. “No tener los conocimientos suficientes afecta su capacidad para hablar con sus doctores y utilizar el sistema de salud”, explica Duckhorn. “También limita su capacidad para interpretar los resultados de exámenes de laboratorio básicos (tales como el colesterol y el nivel de azúcar en la sangre), los números que miden las dosis de los medicamentos, y lo que significan las etiquetas de nutrición”.

Los bajos niveles de la compresión de la información de salud también están ligados a índices más altos de hospitalización y a un menor uso de los servicios que pueden impedir que usted y sus familiares enfermen –a menudo debido a que las personas no saben dónde o cómo encontrar los servicios disponibles. Y cuando hay más personas enfermas, esto conduce a costos de salud más altos.

Cómo la FDA, – organización internacional para proteger la salud pública -, fomenta la comprensión de la información de salud.

Utilizar un lenguaje sencillo para que sus comunicaciones sean claras. La FDA primero identifica a su público específico. Luego envía materiales informativos con mensajes bien organizados que emplean frases claras y palabras comunes. Emplear un vocabulario fácil de entender es particularmente importante para las páginas electrónicas más populares de la FDA, por ejemplo, aquellas que discuten la gripe estacional (en ingles) y las vacunas para los niños, y para los prospectos aprobados por la FDA para los pacientes (resúmenes para los consumidores con información del paciente), las instrucciones de uso, y las guías de los medicamentos (folletos que se incluyen con los medicamentos recetados). La FDA emplea las prácticas más recomendables con respecto a los principios del lenguaje simple en otras comunicaciones, incluyendo videos y publicaciones en Twitter y Facebook.

Además, las comunicaciones sobre la seguridad de los medicamentos proporcionan información a los profesionales de la salud y a los consumidores sobre posibles nuevos riesgos de los medicamentos aprobados por la FDA, y ofrecen consejos para utilizarlos de la mejor manera posible teniendo en cuenta esta nueva información. Y cuando un nuevo medicamento o un dispositivo es identificado como nocivo, la FDA le informa a los consumidores sobre el retiro de estos productos del mercado.

Instituir iniciativas especiales. Varia de las oficinas y centros de la FDA tienen iniciativas especiales para fomentar la compresión de la información de salud, indica Duckhorn. Por ejemplo, el Centro de Evaluación e Investigación de Medicamentos de la FDA ofrece recursos en línea gratuitos que le enseñan cómo comprar y utilizar medicamentos de manera segura. El Centro para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición Aplicada ofrece consejos para aprender a utilizar las etiquetas de información nutricional. Además, la Oficina de Salud y Asuntos Ciudadanos mantiene un portal electrónico llamado FDA Patient Network. Dicho portal le da acceso a recursos sobre salud (incluyendo un boletín informativo) y puede ayudarle a comprender mejor el proceso de regulación de los productos médicos.

Traducción de materiales. “Para aquellas personas para quienes el inglés es su segundo idioma, o para quienes no lo hablan, comprender la información importante puede ser un gran reto y puede representar un obstáculo enorme para la compresión de la información de salud”, dice la Dra. Jonca Bull, M.D., Comisionada Adjunta de Salud de las Minorías. Al respecto, la FDA ofrece actualizaciones de seguridad y otros materiales para personas que tienen un dominio limitado del inglés. Por ejemplo, la agencia traduce los artículos para el consumidor de la FDA (como éste) al español. También ofrece publicaciones gratuitas sobre salud en varios idiomas, incluyendo el árabe y el tagalo. “Recientemente lanzamos una campaña piloto sobre el fraude a la salud para las personas que no dominan el inglés, para la cual tradujimos una actualización para los consumidores y un video complementario a diferentes idiomas”, agrega Bull.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password