El poema de esta semana

poema-triste-a-mama

ABATIMIENTO

Hoy estoy triste,

muy triste,

demasiado triste………..

Es de esos otros días que he tenido tanta tristeza,

He llorado desconsolado

como en esas también mal recordadas jornadas.

Expiró el hombre que me enseñó a que tenía que ser como él;

muy buena persona, responsable como padre, ejemplar como hermano, gran compañero como esposo, inagotable para el trabajo.

Me pasa lo mismo como aquellas veces cuando la mona se me fue en ese carruaje de luces encendidas,

pero de penumbras…

¡ Qué día aquel!…

Fue muy duro aceptar esa partida,

luego sentí su ausencia en esos tantos descalabros que cometí,

si ella hubiera sabido que me equivocaría muchas veces,

hubiese estado a mi lado

y no distante en ese sitial

que solo se logra en la eternidad,

Sé que me acompaña,

que busca protegerme de todo mal,

pero yo la necesitaba aquí.

Hoy estoy triste,

muy triste,

demasiado triste…

Como aquel medio día

cuando se me anunció el retiro de lo que era mi vida,

mi puño de logros, de satisfacciones, de muchas alegrías,

pero en la que ya no me necesitaban;

debía partir sin metas,

porque las alcanzadas me alcanzaban para iniciar otras obras laborales,

a las que no he podido lograr con éxito todavía.

Hoy estoy triste,

muy triste,

demasiado triste…

Me pongo asi y han sido ya tantas las veces

que he perdido.

Como aquella que ahora además recuerdo como otra perdida,

esa que vi  cuando se esfumaba

por las iniciativas en conveniencias de otros

sin importar lo que se había logrado en ese rescate de sumas en rojos.

Fue esa tarde sabatina,

fría,

de mucho frio

como esta de nubarrones cuando salimos de aquel debate que no lo fue por el amaño que dizque político.

Estoy triste,

muy triste,

demasiado triste………

Que al llegar al cobertizo de mi siempre amada,

solo atine a decir: “tengo en mi haber otra desolación”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

APARTAMENTO DE SOLO

 

Hoy la tarde es mi aliada en soledad ante la no presencia tuya.

Mis ojos se cerraron al ver que no has llegado.

Mi henderme cuerpo se ha quedado vacilado

sobre el polvoriento lecho.

 

Fui abatido por el sueño

con el riesgo de ser señalado por la angustia

como mi compañera.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password