Hallan 7 genes que inciden en el insomnio

Publicado en  El Colombiano de Medellin, Colombia. Nota escrita por Ramiro Velàsquez Gòmez

Insomnio, un mal devastador y común, no tiene solo orígenes psicológicos. Científicos publicaron en Nature Genetics el primer grupo de genes que aumentan el riesgo de padecer esta condición agobiante.

Son 7 genes identificados en este primer avance, un hallazgo hacia el descubrimiento de los mecanismos biológicos que predisponen al insomnio (seguramente hay muchos más relacionados).

Eus Van Someren, especialista en el sueño y el insomnio, del Instituto de Ciencias de Países Bajos, cree que es un paso para entender este mal en el nivel de comunicación entre neuronas, por lo tanto hacia un tratamiento.

En una muestra de 113 006 individuos, los investigadores hallaron los genes, que tienen un rol en la regulación de la transcripción, el proceso en el que el ADN es leído para hacer una copia ARN de él, y en la exocitosis, o liberación de moléculas por las células para comunicarse con el medio ambiente.

Uno de los genes, MEIS 1, había sido relacionado ya con otros dos trastornos del sueño, el de los movimientos periódicos de las extremidades y el síndrome de piernas inquietas.

En colaboración con Konrad Oexle y colegas del Institute of Neurogenomics en Helmholtz Zentrum, Munich, Alemania, concluyeron que las variantes en ese gen parecen contribuir a los tres desórdenes. Y asombrosamente, los dos trastornos se caracterizan por una sensación de movimiento continuo, mientras el insomnio lo es por un estado de conciencia sin descanso.

También se encontró a una fuerte superposición genética con otras condiciones, como trastornos por ansiedad, depresión y neuroticismo y un escaso bienestar. “Es un hallazgo interesante porque esas características tienden a ir de la mano con el insomnio. Sabemos que en parte se debe a que comparten base genética”, explicó el neurocientífico Anke Hammerschlag (VU), primer autor.

Las variantes genéticas se activan de modo distinto según el género, lo que sugiere que en parte los distintos mecanismos biológicos pueden derivar en insomnio en mujeres y hombres.

“También encontramos una diferencia entre hombres y mujeres en términos de prevalencia: en la muestra, incluyendo principalmente personas mayores de 50 años, 33% de las mujeres reportaban sufrir insomnio, mientras apenas 24% de los hombres”, expresó Danielle Posthuma, investigadora que participó en el estudio.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password