Por qué un músculo más grande no es necesariamente más fuerte

Hablamos de la fuerza de manera general. Sin embargo, desde la perspectiva de su estudio, existen diferentes tipos: fuerza máxima, fuerza explosiva, fuerza velocidad y fuerza resistencia. En el caso de la fuerza máxima, se define como la capacidad de nuestro sistema neuromuscular de aplicar la mayor fuerza en una acción voluntaria. La física establece que la fuerza puede deformar un cuerpo o cambiar su estado de movimiento o de reposo. Se vincula a la capacidad para sostener un peso, desplaza algo o resistir un empuje. En este sentido, el entrenamiento de fuerza máxima se caracteriza precisamente por mover cargas cercanas al 100%, es decir, el peso más grande que una persona puede mover en un único movimiento.

Al acercarse al límite de la capacidad del deportista, los descansos deben ser completos para poder ser capaces de mover las cargas. Para el desarrollo de la fuerza máxima se aconseja no estar a nivel de iniciación ni está aconsejado para personas mayores. Igualmente, es importante para los deportistas tener en cuenta que en qué momento se trabaja la fuerza máxima dado que hacerlo en una etapa incorrecta puede traer problemas de rendimiento y de lesiones. Esta capacidad exige una buena condición física así como un excelente dominio de la técnica del movimiento.

Beneficios
Se consigue la hipertrofia muscular, es decir, el aumento del tamaño del músculo.
Logra implicación neuronal, imprescindible para generar más tensión.
Se consiguen mejores rendimientos deportivos.
Mayor desgaste calórico.
Prevención de las lesiones.
Da estabilidad al cuerpo.
Riesgos
El principal riesgo del entrenamiento de fuerza máxima es la ausencia de supervisión. Es muy importante trabajar los pesos de cada persona de forma individualizada y adaptada al deportista.
Además, el entrenamiento debe adaptarse al momento adecuado para favorecer el rendimiento general y requiere de una forma física previa.
Es habitual que se trabaje en el culturismo por sus resultados de hipertrofia pero es también muy recomendable para todas las disciplinas ya que es un elemento esencial para el buen estado físico y para mejorar la resistencia y la potencia explosiva. En este sentido, cabe destacar que un músculo más grande no es necesariamente el más fuerte ya que no depende del tamaño sino de la actividad neuronal. El responsable de activar la función de contracción de un músculo, de controlar el tiempo y la intensidad es el sistema nervioso central.

Por eso, el objetivo del entrenamiento de fuerza máxima sea es crear una base sólida ya que activa las fibras musculares de tipo II o de contracción rápida. De hecho, todo entrenamiento y deporte de fuerza tiene que trabajarse desde la base de adaptar de forma adecuada la fuerza máxima del deportista.

Tomado de:

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password