SERE TU AGRADECIDO

foto-cali

No quiero ser como Borges, dijo una vez el muy desagradecido, cuando encontró a Ginebra como el refugio a su laberinto de palabras, arguyendo en sus desoladas acrobacias de palabra que Buenos Aires es una más.

Bogotá es inmensa como lo he querido ser en este profanar.

Pero nada es más bello que ese pedazo de tierra que me permitió recibirme al nacer.

Cuan inmensa eres para mí.

Asi el frio y la lluvia no sean tu continuo acariciar.

Esa brisa de las cuatro.

Ese contoneo en las calles

que al pisar el cálido pavimento de esa zona tórrida

y afligida por algunos,

denotan un sabor a la caña fuerte y al anís.

Tu cálido sendero de aguas turbias que te dio  vida,

es sin lugar a dudas el reflejo de ese paraíso tan añorado.

Eres sin querer,

alumbrada en montañas;

de pocos verdores pero de inmensos altares.

No bailas.

Haces el milagro para que bailen.

No eres bohemia.

Pero te acompañan los bohemios.

Cali.

La de siempre.

La de mis amores.

La que orgullosamente  me tiene como su hijo.

Que agradecido estoy de Cali.

Ese pachanguero, el de esa melodía que te hizo conocer, me llevó entrelazado a paisajes que quisieron arrebatar lo que en sentimientos me dabas.

Eres una suerte. Que agradecido estoy de ti, así otras como París hubiesen de cautivar mis sentimientos y gustos, estoy en ti aposentado sin estar en tu arropo.

Cali, eres mi universo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password