El conmovedor testimonio en TV de un hombre de 91 años tras recibir la vacuna contra el covid-19: “No tiene sentido morirse ahora”

Martin Kenyon fue entrevistado a la salida de un hospital en Londres tras ser una de las primeras personas en inocularse con el fármaco de Pfizer. Cómo fue el sencillo trámite

El primer día de vacunación contrra el covid-19 se vivió con excitación en las calles de Londres, sobre todo en las cercanas a las hospitales en los que comenzó a aplicarse la primera de las dos dosis del fármaco desarrollado por el laboratorio Pfizer.

Un reportero de la cadena CNN que se encontraba frente a uno de estos centros de salud pudo entrevistar a Martin Kenyon, un hombre de 91 años que fue de los primeros en recibir la vacuna que el mundo entero está aguardando.

Kenyon contó que el procedimiento para recibirla fue increiblemente sencillo. Llamó esta mañana al hospital, consultó si estaban dando la vacuna, respondió un cuestionario telefónico para ver si ingresaba dentro de los grupos de riesgo que son los primeros en la fila según lo determinaron las autoridades de salud británicas, y una vez que comprobaron que encuadraba, le pidieron que fuera hoy mismo pasado el mediodía.

Según su relato, tras llegar al hospital pusieron su nombre en una lista, le ofrecieron un almuerzo mientras aguardaba, y finalmente recibió el pinchazo, que fue “totalmente indoloro, como cualquier otra vacuna”. según contó. “Ni me di cuenta cuando la aguja entró y salió”, se rió.

Kenyon recibió una tarjeta que le indica que deber regresar al hospital para un control dentro de 10 días y luego, a los 21 días de la primera dosis, recibirá la segunda. Según indican los estudios, entre 7 y 10 días después de esa segunda dosis tendrá inmunidad y estará protegido contra el coronavirus.

Pero el tramo más emotivo de la entrevista llegó al final. El hombre contó que esperaba “vivir mucho tiempo para disfrutar de sus nietas”. Que todavía no le había avisado a su familia que se había vacunado, pero esperaba hacerlo apenas regresara a su casa, y que soñaba con ver a sus hijos y nietas para la Navidad y poder abrazarlos, porque este año los había visto poco por la pandemia.

“No tiene sentido morirse ahora, después de haber vivido todo esto. No está en mis planes de cualquier manera…”, concluyó con una sonrisa Kenyon, en la fría tarde londindense, alegrándose por lo que parece el comienzo del fin de la pesadilla que significó la pandemia para millones de personas en el mundo.

El Reino Unido empezó el martes a vacunar a su población contra el covid-19, la primera campaña de ese tipo en un país occidental, mientras que Europa, en plena segunda oleada, ya superó los 20 millones de contagios.

En el Reino Unido, el momento, anhelado e “histórico”, se tradujo en una imagen: Margaret Keenan, una anciana de 90 años, sentada en un sillón con el brazo extendido, conversando tranquilamente con una enfermera en un hospital de Coventry, en el centro de Inglaterra.

“Me siento muy privilegiada por ser la primera persona en ser vacunada contra el covid-19, es el mejor regalo de cumpleaños por anticipado que hubiera podido esperar”, declaró Keenan ante los fotógrafos, una semana antes de celebrar sus 91 años.

La mujer fue la primera paciente del mundo en recibir la vacuna de los laboratorios estadounidense Pfizer y alemán BioNTech en el país más enlutado de Europa, con 62.000 muertos.

Otra vacuna que genera grandes esperanzas es la desarrollada por AstraZeneca y la universidad británica de Oxford, que fue este martes la primera cuyos ensayos fueron avalados por una revista científica, The Lancet, confirmando una eficacia en una media del 70%.

Rusia, por su parte, comenzó a inmunizar a su población el fin de semana, con su propia vacuna, denominada Sputnik V y que todavía se encuentra en la última fase de ensayos clínicos, y China está utilizando un antídoto experimental con un grupo reducido de la población.

Con Información de

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password