¿El grupo sanguíneo es crucial en el riesgo de coronavirus?

Dos nuevos estudios se suman a la evidencia de que las personas con tipo de sangre O podrían tener un riesgo menor de infección por COVID-19.

A medida que continúa la pandemia de COVID-19, la comunidad de investigación biomédica mundial está trabajando incansablemente para identificar los factores de riesgo del coronavirus y los posibles objetivos terapéuticos. El papel potencial del tipo de sangre en la predicción del riesgo y las complicaciones de la infección por COVID-19 se presentan, por tanto, como un dilema científico a tener en cuenta.

Ahora, dos nuevos estudios publicados en la revista Blood Advances ofrecen nueva evidencia del vínculo entre el tipo de sangre y el riesgo de COVID-19, que sugiere que las personas con grupo sanguíneo O parecen tener un menor riesgo de enfermarse gravemente con la infección, mientras que las personas con los grupos sanguíneos A o AB tienden a exhibir una mayor gravedad de la enfermedad.

No son los primeros estudios que encuentran esta relación. Anteriormente otro abanico de investigaciones había puesto sobre la mesa la posibilidad de que las personas con tipo de sangre O parecen tener menos probabilidades que cualquier otro tipo de sangre de dar positivo en la prueba de COVID.

Si bien todavía no está claro si este vínculo es una relación directa de causa y efecto, la idea base que se repite es que el tipo de sangre podría tener un papel crucial en la forma en que la COVID-19 afecta a los seres humanos.

Primer estudio
Los investigadores compararon los datos del registro de salud danés de más de 473.000 personas a las que se les realizó la prueba de COVID-19 con los datos de un grupo de control de más de 2,2 millones de personas de la población general. Entre los COVID-19 positivos, encontraron menos personas con el tipo de sangre O y más personas con los tipos A, B y AB.

“Es muy importante considerar el grupo de control adecuado porque la prevalencia del tipo de sangre puede variar considerablemente en diferentes grupos étnicos y diferentes países”, comenta Torben Barington del Hospital Universitario de Odense y la Universidad del Sur de Dinamarca. “Tenemos la ventaja de contar con un grupo de control fuerte: Dinamarca es un país pequeño, étnicamente homogéneo con un sistema de salud pública y un registro central de datos de laboratorio, por lo que nuestro control se basa en la población, lo que da a nuestros hallazgos una base sólida”.

Segundo estudio

El segundo estudio examinó los datos de 95 personas críticamente enfermas que fueron hospitalizadas con COVID-19 en Vancouver (Canadá). Descubrieron que los pacientes con grupos sanguíneos A o AB tenían más probabilidades de necesitar ventilación mecánica, con el 84% de los pacientes A o AB que requerían ventilación mecánica en comparación con el 61% de los pacientes O o B. También encontraron que los grupos sanguíneos A o AB tenían más probabilidades de requerir diálisis por insuficiencia renal, lo que sugiere que estos tipos de sangre podrían tener un mayor riesgo de complicaciones por COVID-19 que las personas con los tipos de sangre O o B.

Sea como fuere, se necesita investigación adicional para comprender mejor por qué ocurre esto y qué significa para los pacientes, por no está claro cómo funciona la relación entre el grupo sanguíneo y la enfermedad y cualquier asociación podría ser mera coincidencia. Así que, por ahora, sigamos las medidas locales de distanciamiento social y usemos mascarilla.

 

Tomado de

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password