El Poema de Hoy: Mi amor bonito

Por: María Yulieth Ruíz Rodríguez

Con tu presencia, mi corazón late fuerte, se dibuja una sonrisa en mi rostro que no se borrar, cuando te veo,
recuerdo lo lindo que es amar y siento una gran felicidad, y es que en mi mundo no encontré nadie que
despertara tantas emociones, esas mismas que me han vuelto presa de tí, de tu amor, de tus abrazos, tus
besos y algo más…

El amor se prende en mis entrañas, arde mi alma y se desborda en mi cuerpo, sentirte y vivirte hacen de
nuestros encuentros un clímax, una burbuja de alquimia que sólo se crea con la unión de dos almas, dos
almas que se aman, se desean y deciden apoderarse la una de la otra.

De ti he tomado todo el amor posible y me has dado la vida que nunca tuve, una vida que había perdido, pero
que contigo he encontrado de nuevo, una vida que no buscaba, pero que tú me has dado, una vida feliz, llena
de colores, aromas y sabores, una vida llena de tí.

Es maravilloso contar contigo, tenerte mío y ser tuya, son maravillosos nuestros momentos, esos que hacen
parte de una intimidad, imaginaria, honesta y real, efímera y eterna, delicada y salvaje, todo confluye en un
solo momento, en un solo lugar, en ti y en mí, que terminamos siendo una sola persona, un solo cuerpo y un
solo corazón latiendo por un solo amor, este, el nuestro.

Gracias por secar mis lágrimas y dibujar mis sonrisas, gracias por dispersar las nubes y permitir que me
caliente el Sol, gracias por sanar un corazón roto que tu no rompiste, gracias por ayudarme a escribir una
nueva página en el libro de mi vida, que ahora es tuya también, pueden ser uno o dos, siete u ocho, meses o
años, pero estoy segura que a tu lado siempre serán felices.

Recuerdo esa primera noche que te vi, mis manos sudaban y esperaba el momento para cruzar palabras, me
sentía observada, me sentía nerviosa, me sentía ¡viva! Desde ese primer momento en que vi tus ojitos chinos
y los agujeros en tus mejillas, mi corazón explotó, porque sabía muy adentro que eras tú el enviado por el
Universo, ese cómplice al que tantas noches le pedí que te enviara.

Y me escuchó, en realidad no quería un amor y nunca lo pedí, quería más bien un amigo, un cómplice, un
confidente, una persona para amar, para entregar y para valorar, el Universo comprendió mis requisitos y te
puso en mi camino, para complementar todos esos espacios en mi vida y ahora te tengo, aquí, a mí lado,
todos mis días y todas mis noches, te siento mío a cada instante para hacerme tuya sin medida.

Eres tú, quien con ese talento para hacerme sonreir llegó a mi vida como un enviado de Dios, como un alma
con hambre de amar, de entregar todo lo bello de la vida y ser feliz junto a otra alma cansada de sufrir y
valiente para amar.

Seguro alguien más ya te ha dicho esto, seguro alguien más ya probó tus labios, se bañó de tu amor y con
alegrías y tristezas te dejo listo para mí, para una loca enamorada, intensa y arriesgada, una mujer valiente
pero con miedos, esos que se han disipado con el favor tuyo, unos miedos que se han convertido en retos
para ganar.

Eres mi amor bonito, un amor noble, puro, comprensivo y juguetón, un amor para cuidar, para valorar, ese
eres tú mi amor bonito, un rayo de energía y luz que me ha tomado de la mano y me ha enseñado a caminar
en la oscuridad con amor y esperanza de un futuro mejor, eres esa luz que me encontró antes del final del
túnel y se arriesgó a esperarme, a cuidarme, a darme la valentía necesaria, eres ese rayo de luz que siempre
me espera y siempre me guía, que me permite ver lo bella que soy, que me da libertad de ser y se disfruta esa
mujer.

Gracias amor lindo, por hacerme mejor persona, por acompañarme en este camino y por darme la mano para
continuar, gracias por esos días llenos de gloria y esas noches llenas de paz, gracias por llegar, por quedarte
y por continuar…

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password