El volcán de Tonga creó unas misteriosas ondas en la atmósfera de la Tierra

La erupción el pasado sábado del volcán de Tonga, que provocó una alerta de tsunami a ambos lados del Pacífico y la desaparición de la isla, envió unas ondas masivas nunca vistas a la atmósfera de la Tierra. El fenómeno ha desconcertado a los científicos, que nunca habían observado una señal semejante tras una erupción volcánica.

«Es realmente único. Nunca antes habíamos visto algo así en los datos», afirma en ‘Nature’ Lars Hoffmann, científico atmosférico del Centro de Supercomputación de Jülich en Alemania. Las ondas fueron descubiertas en las imágenes del Atmospheric Infrared Sounder (AIRS), a bordo del satélite Aqua de la NASA, en las horas posteriores a la erupción. Las fotografías muestran docenas de círculos concéntricos, cada uno de los cuales representa una onda de rápido movimiento en los gases de la atmósfera, que se extiende por más de 16.000 kilómetros.

Las ondas llegaron desde la superficie del océano hasta la ionosfera, y los investigadores creen que probablemente dieron la vuelta al mundo varias veces. «Este instrumento ha estado funcionando durante unos 20 años y nunca habíamos visto patrones de ondas concéntricas tan bonitas», asegura Hoffmann a la publicación.

Las ondas de gravedad en la atmósfera se producen cuando las moléculas de aire son perturbadas verticalmente, en lugar de horizontalmente, en la columna de aire. Esto puede suceder cuando el viento aumenta su velocidad a medida que se eleva sobre la cima de una montaña o durante una tormenta.

Teóricamente, también pueden producirse por la erupción de un volcán, pero lo cierto es que no se ha observado nada semejante en otras erupciones estudiadas con el instrumento AIRS desde su lanzamiento en mayo de 2002.

Los investigadores no se explican por qué ha sucedido esta vez. Corwin Wright, físico atmosférico de la Universidad de Bath, Reino Unido, señala en ‘Nature’ que puede deberse a una «pila grande y desordenada de gases calientes». El gas caliente está «subiendo a lo alto de la estratosfera y golpeando el aire». Por su parte, Scott Osprey, científico del clima de la Universidad de Oxford, Reino Unido, cree que las ondas misteriosas tienen que ver con la velocidad a la que ocurrió el evento, que fue explosivo.

Además, el volcán aumentó la presión atmosférica en todo el mundo, un cambio que también fue percibido por distintos barómetros en España.

Tomado de:

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password