Factor Ibargüen impactó pulso de elección de cabezas de lista. Análisis político del Nuevo Siglo

La escogencia de la carismática y muy conocida saltadora olímpica Caterine Ibargüen como cabeza de lista al Senado por el Partido de La U, removió el escenario político y tiene a varias colectividades buscando o, incluso, repensando los perfiles para liderar sus respectivas planchas a la cámara alta en los comicios de marzo próximo.

Más allá del ambiente caldeado que tiene la campaña, es indudable que la elección de Ibargüen fue una maniobra política audaz. Se trata de una persona conocida a nivel nacional, muy carismática y ajena a la política tradicional. Además ser mujer es un plus de cara a los próximos comicios, pues si la Corte Constitucional avala la reforma al Código Electoral, las listas serán paritarias.

A ello se suma el factor étnico. También ha sido clave que en sus declaraciones, una vez fue anunciada, se ha mostrado muy cautelosa y ponderada, enfatizando que trabajará en temas muy propios, como el impulso al deporte y una mayor inclusión de la mujer. Es más, ha sabido esquivar las ‘cascaritas’ y las indirectas de dirigentes de otros partidos y el hervidero de las redes sociales.

Es claro, entonces, que se trata de una carta fuerte como cabeza de lista, que obliga, como en toda competencia, a que las demás colectividades traten de escoger nombres que también impacten, sobre todo el voto de opinión y los indecisos, cuyo peso en los comicios parlamentarios cada vez es mayor, como lo comprueban algunas votaciones sorprendentes en las elecciones de 2014 y 2018.

Por ahora, pocos partidos han señalado oficialmente quién será su cabeza de lista al Senado.

El Partido Conservador, por ejemplo, le apostó en esta oportunidad a la trayectoria y el reconocimiento de Efraín Cepeda, quien en 2018, siendo el tercer renglón en la lista de la colectividad al Senado, sacó la segunda votación con 117 mil sufragios; mientras que la mayor la obtuvo el segundo renglón, David Barguil, con 139 mil votos.

La bancada conservadora manifestó su apoyo mayoritario a Cepeda para que sea cabeza de lista; en tanto que Barguil se desentendió de pujar por ello, pues su interés está en aspirar a la Presidencia de la República, por lo que figura entre los seis precandidatos de la colectividad.

Mientras que el Partido Liberal sigue embarcado por estos días en la inscripción de aspirantes al Congreso, un proceso que está en manos del expresidente César Gaviria, jefe único de la colectividad, quien se ocupa especialmente de la conformación de la lista al Senado y, por ende, determinará quién la encabezará.

Por ello es un misterio quién ocupará el primer renglón. Ha sonado un nombre que vendría de afuera del Partido Liberal, el exministro Aurelio Iragorri, quien a finales del 2020 renunció a la dirección del Partido de La U.

Sin embargo, en la bancada el Partido también tiene para echar mano con el senador Lidio García, quien en 2018 fue el mejor de la lista con 117 mil votos, a pesar de que figuraba en el sexto renglón. Además, fue presidente del Senado en el actual periodo.

En tanto que Cambio Radical busca con afán quién encabece la lista al Senado, pues tiene el compromiso de al menos equiparar lo que hizo en los comicios del 2018, cuando fue la segunda fuerza política atrás del Centro Democrático con 14 curules.

La actual bancada está diezmada para 2022 pues Rodrigo Lara, quien fue el cabeza de lista en 2018, ya no es parte de Cambio Radical; aunque el Partido todavía cuenta con el as de Arturo Char, quien fue en esa oportunidad la mayor votación con 126 mil sufragios, a pesar de que figuraba en el tercer renglón.

Así las cosas, la brújula de Cambio Radical también podría apuntar fuera de la bancada, y de ser así la primera opción la tendría el exministro David Luna para ser cabeza de lista al Senado.

De otro lado, el Centro Democrático, que es la mayor fuerza hoy en el Senado, tiene la dura tarea de escoger un nombre que encabece su lista abierta al 2022, después de que ese renglón lo ocupara Álvaro Uribe en los comicios del 2014 y el 2018, quien en esta última le puso más de 800 mil votos a la colectividad.

Habría un acuerdo para que la cabeza de lista sea quien ocupe el segundo lugar en las encuestas que lleva a cabo el Centro Democrático para escoger su candidato presidencial, entre las senadoras María Fernanda Cabal y Paloma Valencia, el exministro Oscar Iván Zuluaga, el exviceministro Rafael Nieto y el exgobernador Alirio Barrera.

La otra opción es que la colectividad le apueste para encabezar la lista al Senado a los nombres que tiene en la bancada, mirando primero a la senadora Paola Holguín, quien con 58 mil votos fue la segunda votación del Partido en las legislativas de hace tres años.

También se podría considerar a Migue Uribe Turbay, excandidato a la alcaldía de Bogotá, de quien el propio expresidente Uribe dijo que hay un acuerdo para que haga parte de la lista al Senado.

Coaliciones

En la Coalición de la Esperanza la definición del cabeza de lista a Senado está en veremos por el momento, pues no se ha decidido si el Partido Alianza Verde presentará lista propia o en conjunto con los demás integrantes de este bloque, es decir, Sergio Fajardo, Juan Manuel Galán, Jorge Enrique Robledo, Humberto de La Calle y Juan Fernando Cristo.

Mientras se da esa definición, la Alianza Verde abrió inscripciones de aspirantes al Congreso, donde la más opcionada para encabezar la lista al Senado sería Angélica Lozano, quien fue la segunda votación en 2018, después de Antanas Mockus, con 105 mil votos.

Sin embargo, la situación no es fácil por la polarización que hay en el Partido entre un sector que quiere que la colectividad también participe con la Coalición del Pacto Histórico, de izquierda y liderada por Gustavo Petro. Mientras que la mayoría de parlamentarios pide que se mantenga solo en la Coalición de la Esperanza. Incluso, Lozano ha llegado a plantear en este pulso la necesidad de que el Partido sea escindido.

En tanto que en la Coalición del Pacto Histórico se determinó que tendrá una lista única cerrada, en la cual las fuerzas políticas que la conforman aportarán nombres. Está por definir cuántos cada una y cómo se distribuirán los renglones.

Las fuerzas que componen esta coalición son Colombia Humana, Unión Patriótica, el Polo, MAIS y ADA, lo que hace más complicado determinar de cuál de estas saldrá la cabeza de lista al Senado sin herir susceptibilidades.

Los nombres que suenan son Iván Cepeda (Polo), María José Pizarro (Lista de la Decencia) y la exministra Clara López.

En tanto que en la coalición cristiana, denominada Nos Une Colombia, conformada por los partidos Colombia Justa Libres y MIRA, se acordó que tendrán una lista unificada al Senado, pero apenas está en construcción la forma como se integrará.

Tomado de EL NUEVO SIGLO

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password