La ciencia confirma que esta araña no solo te inyecta veneno: es incluso peor

Es la ‘Steatoda nobilis’ o falsa viuda negra, es originaria de Canarias y muy abundante en Reino Unido.

Imagen de un ejemplar de ‘Steatoda nobilis’.Alvesgaspar / WIKIPEDIA

La falsa viuda negra (Steatoda nobilis) es una araña natural de las Islas Canarias, que en la década de 1870 se introdujo en Reino Unido en los plátanos importados que llegaban a Torquay (Devon). Responsable durante años de picaduras, ahora la ciencia ha revelado, en un estudio publicado en Scientific Reports, que recibir su veneno no es lo peor que te puede pasar.

“Aproximadamente 10 especies de arañas comunes en el noroeste de Europa tienen colmillos lo suficientemente fuertes como para perforar la piel humana y liberar veneno, pero solo una de ellas, la araña invasora falsa viuda negra, se considera de importancia médica”, dice John Dunbar, un zoólogo de la Universidad Nacional de Irlanda (NUI) en Galway, y coautor de la investigación.

En la mayoría de los casos, los efectos de la picadura de araña falsa viuda negra son unas pocas horas de dolor en el lugar de la mordedura y tal vez uno o dos días de rigidez en las articulaciones. En realidad, es parecida a la picadura de una avispa.

Pero lo que más debe preocuparnos no es el veneno, sino el riesgo que representan las bacterias que se encuentran en sus colmillos.

En Reino Unido suelen aparecer noticias mordeduras de arácnido que deja a las víctimas secuelas como manos hinchadas, agujeros de pus podridos, amenazas de amputación o incluso la muerte.

Hasta ahora, los expertos argumentaban que incluso si la araña es culpable de dejar un par de agujeros, es la víctima quien suministra la bacteria necrotizante al rascarse con las uñas sucias.

La investigación quiso arrojar luz sobre este debate. Los científicos recolectaron especímenes de viudas falsas junto con algunas arañas de telaraña (Amaurobius similis) y arañas gigantes de casa (Eratigena atrica) y las llevaron al laboratorio.

Allí, a los arácnidos se les limpió el cuerpo y las quelíceras (los apéndices de sus bocas) en busca de bacterias, y se recogió veneno de las falsas viudas.

El veneno se usó para probar la hipótesis de que el veneno mantenía los colmillos lo suficientemente estériles como para evitar que inocularan a las víctimas con una dosis de gérmenes mientras muerden, pero demostraron que no es así.

El análisis de ARN reveló una abundante variedad de microbios presentes en las arañas. Se identificaron casi una docena de géneros en total; de las 22 especies bacterianas encontradas en falsas viudas, 12 eran potencialmente patógenas para los humanos.

“Nuestro estudio demuestra que las arañas no solo son venenosas, sino que también son portadoras de bacterias peligrosas capaces de producir infecciones graves”, dice el microbiólogo de NUI Galway, Neyaz Khan.

“La mayor amenaza es que algunas de estas bacterias son resistentes a múltiples fármacos, lo que las hace particularmente difíciles de tratar con medicamentos habituales”, dice Khan.

La buena noticia es que todos los microbios podrían tratarse con un ciclo de ciprofloxacina, un antibiótico común.

 

Tomado de

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password