La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la ONU

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) de la ONU dictaminó este jueves que Colombia debe “cesar inmediatamente” las interferencias en aguas del mar Caribe que ese tribunal reconoce como pertenecientes a la zona económica exclusiva de Nicaragua.

Por 10 votos contra 5 los jueces de la CIJ consideraron que Colombia “ha violado los derechos soberanos y jurisdiccionales de Nicaragua”, y por 9 votos contra 6 señalaron que Colombia “debe cesar inmediatamente esa conducta”.

Esta controversia entre los dos país tiene su origen en una sentencia de la propia CIJ en 2012, que reconoció soberanía de Colombia en el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, en el Caribe, pero reconoció la jurisdicción de Nicaragua en las aguas circundantes.

En 2013, Nicaragua presentó una queja ante el tribunal alegando que Colombia interfería en actividades pesqueras y científicas en aguas que estaban bajo su jurisdicción, y desde entonces el proceso se arrastraba en La Haya.

Colombia alegó que esto se debía al cumplimiento de sus compromisos en la lucha contra el narcotráfico y en la protección ambiental de las aguas.

Además, la delegación colombiana presentó contrademandas a Nicaragua, incluyendo una por violar los derechos de comunidades que habitan esas islas y que practican pesca artesanal y de subsistencia desde hace siglos en la región.

Esa demanda, sin embargo, no fue admitida por la corte.

Desde las a 3 a.m. la magistrada Joan E. Donoghue, Presidente de la Corte Internacional de Justicia (CIJ), dio lectura del expediente con el origen de la demanda, las argumentaciones tanto de Colombia como Nicaragua para dar a conocer , hora y media después el mencionado fallo.

“Colombia debe finalizar de inmediato sus conductas violatorias y debe apegarse al derecho internacional de acuerdo a las zonas establecidas en el el fallo de 2012”, expresó la juez estadounidense Joan E. Donoghue, al concluir la lectura del fallo.

Respecto a las operaciones de la Armada en el Mar Caribe, afirma que la evidencia de Nicaragua no muestra satisfactoriamente que Colombia violó lo que está establecido en los tratados.

“La Corte no considera suficiente la evidencia para la demanda contra Colombia”, expresó la juez.

En otro aparte de la decisión indica que Colombia no logró demostrar que los raizales han estado tradicionalmente en las agua en disputa y por ello insta a ambos países a buscar un acuerdo bilateral.

Los jueces concluyeron que Colombia, bajo el argumento de realizar medidas de conservación natural en la zona en disputa, ha interferido en actividades de pesca y de investigación por parte de Nicaragua, según consta en la sentencia.

En este sentido, cuestionaron la validez del decreto colombiano que estableció como una zona integral las aguas entre la parte continental y el archipiélago de San Andrés, Providencia y Santa Catalina, cuya soberanía sí concedió la CIJ a Colombia en 2012.

El juicio, en el que se evaluaron los derechos de los dos países vecinos sobre un territorio de unos 75.000 kilómetros cuadrados, no supone en ningún caso una reconfiguración territorial, en la medida en que el reparto de zonas ya había sido determinado en el fallo de hace una década.

El presidente Iván Duque trinó: “Nos encontramos en el Archipiélago histórico e indivisible de San Andrés. Escuchamos el fallo de la @CIJ_ICJ sobre el litigio limítrofe con Nicaragua. Reiteramos que en la defensa de los intereses de nuestro país no hay colores políticos ni partidistas, aquí todos somos Colombia”.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password