album-art

La resiliencia inmunológica, la receta para vivir más y mejor

Radio Diez de Marzo comparte:

La capacidad de resistir o recuperarse de infecciones y otros tipos de estrés inflamatorio -denominada «resiliencia inmunitaria»- difiere ampliamente entre individuos. Y, según investigadores del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, (EE.UU.), este diferente nivel de resistencia inmunitaria hacer que una persona pueda vivir más y mejor.

En un estudio que se publica en «Nature Communications». se presenta un método para medir esa resiliencia inmunitaria lo que, en su opinión, facilitará a la toma de decisiones en materia de atención sanitaria y ayudará a los investigadores a comprender las diferencias en la duración de la vida y los resultados sanitarios en personas de edades similares.

Aunque la edad desempeña un papel importante en la respuesta del organismo a los factores de estrés infecciosos e inflamatorios, algunas personas conservan o recuperan una resistencia inmunitaria óptima con independencia de la edad, señala el Sunil K. Ahuja, autor principal y catedrático del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio, especializado en enfermedades infecciosas. Es director del Centro de Medicina Personalizada de la Administración de Veteranos (VA), un centro nacional del Sistema de Salud de Veteranos del Sur de Texas.

«La resiliencia inmunitaria es la capacidad de mantener una buena función inmunitaria, denominada inmunocompetencia, y minimizar la inflamación mientras se experimentan factores inflamatorios estresantes», explica Weijing He, coautor y científico investigador principal del Centro de Medicina Personalizada y la Fundación para el Avance de la Investigación en Salud de los Veteranos de la Administración de Veteranos. «Descubrimos que durante el envejecimiento y al experimentar estrés inflamatorio, algunas personas resisten la degradación de la resiliencia inmunitaria».

No depende de la edad
Las pruebas de laboratorio desarrolladas para evaluar los niveles de resistencia inmunitaria se evaluaron en casi 50.000 personas de diferentes edades y tipos de desafíos para sus sistemas inmunitarios. Esta evaluación demostró que los individuos con niveles óptimos de resiliencia inmunitaria tenían más probabilidades de: vivir más tiempo, resistir las infecciones por VIH y gripe o sobrevivir a una infección por Covid-19.

Los investigadores midieron la resistencia inmunitaria de dos formas: midiendo el equilibrio entre las células T CD8+ y CD4+, que son tipos de glóbulos blancos. Las células T combaten las infecciones, pero en muchas enfermedades infecciosas y autoinmunes se produce un desequilibrio en sus niveles. El equilibrio entre las células T CD8+ y CD4+, dividido en cuatro categorías distintas denominadas grados de salud inmunitaria, se midió en diversas cohortes de infección y en todo el espectro de edades.

Se midieron los niveles de expresión de genes relacionados con la inmunocompetencia y una mayor probabilidad de supervivencia frente a los relacionados con la inflamación y un mayor riesgo de muerte. Se identificaron los marcadores de expresión génica que significan alta inmunocompetencia y baja inflamación con el grado de salud inmunitaria que rastrea la resistencia inmunitaria óptima.

«Mucha gente piensa sólo en la inflamación cuando considera los resultados de la enfermedad», explica la coautora Grace C. Lee, Pharm. «Sin embargo, el concepto de resiliencia inmunológica captura los niveles de inmunocompetencia e inflamación juntos».

Chequeos inmunológicos
Las ramificaciones para la salud pública de los chequeos inmunológicos podrían ser significativas. Según la investigación, la evaluación de los grados de salud inmunitaria estimados por los recuentos de CD8+ y CD4+ es una forma sencilla de controlar la resistencia inmunitaria. Estas evaluaciones son útiles para saber quiénes corren mayor riesgo de desarrollar enfermedades que afectan a la salud.

El estudio introduce el novedoso concepto de resiliencia inmunitaria, que contempla el equilibrio entre la inmunocompetencia y la inflamación como un factor que contribuye decisivamente a los resultados de salud, independientemente de la edad. «Esto supone una ventaja y un paso adelante porque, al mirar más allá de la inflamación, podemos descubrir nuevas estrategias de prevención y tratamiento de enfermedades crónicas como las cardiovasculares, covid, el VIH y el cáncer», afirma Lee.

El equipo dividió a los participantes del Framingham Heart Study en cuatro grupos en función de los marcadores de expresión génica de la resiliencia inmune. «Los participantes con una resilencia inmunitaria óptima, definida por marcadores de expresión génica que indican una inmunocompetencia elevada y una inflamación baja, vivieron más tiempo tras controlar los efectos de la edad y el género», señala Muthu Saravanan Manoharan. «Pero aquellos con métricas que significan baja inmunocompetencia-alta inflamación murieron antes, mientras que aquellos con una combinación de alta inmunocompetencia-alta inflamación, o baja inmunocompetencia-baja inflamación, tuvieron una esperanza de vida intermedia».

También examinaron los marcadores de expresión génica de la resistencia inmunitaria en una población de estudiantes universitarios sanos y personas de la comunidad, todos menores de 50 años, a los que se extrajo sangre antes de que comenzara la temporada de gripe.

El día de los primeros síntomas, la mayoría de los participantes, incluidos los que tenían una resistencia inmunitaria óptima antes de la enfermedad gripal, presentaban perfiles de expresión génica que indicaban una inmunocompetencia baja y una inflamación alta, lo que se observa en personas con una vida más corta. Muchas personas recuperaron su nivel inicial de resistencia inmunitaria; sin embargo, incluso algunas de las que tenían una resistencia inmunitaria óptima antes de la infección gripal no lo consiguieron. «Seis meses después de la gripe, algunas personas seguían presentando signos de expresión génica de mala salud inmunitaria», asegura Nathan Harper. «Esto es bastante sorprendente, porque significa que los factores estresantes inflamatorios como la gripe pueden degradar la salud inmunitaria de una persona vulnerable a largo plazo».

La edad no es el único factor determinante en la respuesta de una persona al estrés inflamatorio

El estudio examinó además a un grupo de trabajadoras del sexo de Kenia. Durante el seguimiento a largo plazo, los grados de salud inmunitaria de las que mantenían relaciones sexuales sin protección disminuyeron. «La mayor parte de la adquisición del VIH se produjo en mujeres que tenían grados de salud inmunitaria más bajos», afirma Lyle R. McKinnon, coautor y profesor de la Facultad de Medicina Max Rady de la Universidad de Manitoba (Canadá). «Con orientación y herramientas para prácticas sexuales seguras, las mujeres con una menor frecuencia de relaciones sexuales sin protección durante un período de tiempo de 10 años habían restaurado la resiliencia inmunológica óptima, lo que sugiere que la eliminación de un factor de estrés inmunológico podría conducir a la restauración de un estado inmunológico más saludable».

En una de las cohortes, los autores observaron una rara capacidad para mantener un alto nivel de inmunocompetencia con un bajo nivel de inflamación a pesar del estrés inflamatorio crónico, denominado estado de salud inmunitaria de élite. «Descubrimos que algunos adultos jóvenes conservaban marcadores óptimos de resiliencia inmunitaria a pesar de la infección por VIH», afirma Jason F. Okulicz. «La preservación de estos marcadores se asoció con la resistencia a desarrollar sida y con un bajo nivel de VIH en sangre. Sorprendentemente, descubrimos que, tras iniciar la terapia antivírica de forma precoz, algunas personas seropositivas manifestaban marcadores de resistencia inmunitaria óptima típicamente observados en adultos más jóvenes sin infección por el VIH.»

La asociación entre la resistencia inmunitaria y la respuesta a la infección se observó durante otras infecciones. Alrededor del 80% de los individuos tenían un mal grado de salud inmunitaria en el momento de la presentación del covid-19 agudo, y su grado inmunitario predecía la mortalidad, independientemente de la edad.

Cáncer tras un trasplante renal
La resistencia inmunitaria también se midió en los receptores de trasplantes de riñón, que tienen un riesgo 100 veces superior de desarrollar cáncer de piel. Todos los participantes habían desarrollado este cáncer una vez después del trasplante. «Exploramos el riesgo de contraer un segundo cáncer, en función de los grados de salud inmunitaria en el momento en que cada participante tuvo el primer cáncer», explica Matthew J. Bottomley, de la Universidad de Oxford. «Descubrimos que, si alguien tenía una resistencia inmunitaria óptima en el momento del primer cáncer, se resistía a padecer el segundo».

En colaboración con investigadores de Cerdeña, los autores examinaron los perfiles de células inmunitarias en sangre de casi 4.000 individuos por lo demás sanos. «Descubrimos que, independientemente de la edad, las personas con poca resistencia inmunitaria tenían perfiles de células inmunitarias que reflejaban una mayor activación inmunitaria», indica el coautor Edoardo Fiorillo, del Consejo Nacional de Investigación de Lanusei (Italia). «Curiosamente, observamos que los primates no humanos con escasa resiliencia inmunitaria también manifestaban perfiles de células inmunitarias similares»

Un hallazgo consistente en todas las poblaciones estudiadas fue que la edad no era el único factor determinante en la respuesta de una persona al estrés inflamatorio. Algunas personas más jóvenes con escasa resiliencia inmunitaria presentaban las mismas firmas y grados de salud inmunitaria que suelen observarse en las personas mayores.

Este hallazgo sugiere que la capacidad de restaurar y mantener la inmunocompetencia a edades más tempranas puede estar vinculada a la duración de la vida.

Otro factor observado en todas las poblaciones y especies fue que los niveles más altos de resiliencia inmunitaria óptima se observaban con más frecuencia en las mujeres que en los hombres.

Los estudios genéticos en humanos y la evaluación de ratones con una base genética para tener una menor resiliencia inmunitaria sugieren que la resiliencia inmunitaria puede estar calibrada por variaciones en los genes. En particular, los ratones con menor resistencia inmunitaria eran más susceptibles a la infección grave por Ébola.

Tomado de: https://www.abc.es/salud/enfermedades/resiliencia-inmunologica-receta-vivir-mejor-20230613103359-nt.html

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password