album-art

Las hojas perdidas del calendario: ¿qué pasó del 4 al 15 de octubre de 1582?

El 4 de octubre de 1582 se dio la desaparición del calendario Juliano, lo que dio lugar al comienzo del conocido como calendario Gregoriano, que es el que se mantiene en la actualidad.

De este modo, hace 439 años, en esta misma fecha, la cronología antigua finalizó un jueves 4 de octubre, y tuvo su correlato en el viernes, ya declarado 15 de octubre en el nuevo calendario. Es por eso que diez hojas del calendario se omitieron sin más, como indican desde CienciaPlus.

La reforma gregoriana se dio por la necesidad de llevar a la práctica uno de los acuerdos del Concilio de Trento: ajustar el calendario para eliminar el desfase producido desde el primer Concilio de Nicea, celebrado en 325, en el que se había fijado el momento astral en que debía celebrarse la Pascua y el resto de las fiestas religiosas móviles.

De ese modo, para que cuadrase el calendario litúrgico, era necesario introducir correcciones en el calendario civil, sobre todo, porque en el Concilio de Nicea se determinó que la Pascua debía conmemorarse el domingo siguiente al plenilunio posterior al equinoccio de primavera en el hemisferio norte (equinoccio de otoño en el hemisferio sur).

Aquel año 325 el equinoccio había ocurrido el día 21 de marzo, pero con el paso del tiempo la fecha del acontecimiento se había ido adelantando hasta el punto de que en 1582, el desfase era ya de 10 días, y el equinoccio se fechó el 11 de marzo.

Según el calendario juliano que instituyó un año bisiesto cada cuatro, consideraba que el año trópico estaba constituido por 365,25 días, mientras que la cifra correcta es de 365,242189. Esa diferencia de más de 11 minutos cada año habían supuesto en los 1257 años que mediaban entre 325 y 1582 un error acumulado de aproximadamente 10 días.

El calendario gregoriano, impulsado fundamentalmente por el jesuita alemán Christopher Clavius, ajusta este desfase cambiando la regla general del bisiesto cada cuatro años, y hace que se exceptúen los años múltiplos de 100, excepción que a su vez tenía otra excepción, la de los años múltiplos de 400, que sí eran bisiestos.

Tomado de:

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password