album-art

¿Por qué las tapas de alcantarilla son redondas y no rectangulares?

Radio Diez de Marzo comparte:

Uno de los mayores logros de la humanidad son los sistemas de alcantarillado, cuyo origen se remonta casi a los albores de la civilización. El objetivo de las tapas de registro es, básicamente, sellar el acceso a los sistemas subterráneos. Curiosamente, en sus inicios el término «pozo de registro» no guardaba relación con el alcantarillado, se empleaba para referirse a los agujeros de acceso entre las cubiertas de los barcos de vela.

Fue hacia el 3.500 a. de C. cuando los romanos crearon el primer sistema de alcantarillado subterráneo, estaba formado por complejos acueductos que drenaban los pantanos locales y transportaban los residuos a zonas extramuros.

Las alcantarillas romanas, excavadas a mano y revestidas con ladrillos, contaban con vías de acceso para que los ingenieros civiles pudieran realizar el correcto mantenimiento. Encima de aquellos accesos se colocaba una pesada losa de piedra, como sistema de sellado, esta estela pétrea sería el antecedente de nuestra «tapa de alcantarilla».

No sería hasta el siglo XIX cuando se desarrollaron el pozo y la tapa de alcantarilla moderna empleando materiales y técnicas de instalación más avanzados, pero partiendo de la base y del diseño romano.

La tapa debe cumplir una serie de características, por una parte, debe ser robusta para resistir el paso de vehículos y personas, pero al mismo tiempo debe ser fácil de retirar para permitir el acceso de los equipos de mantenimiento.

El material con el que se fabrican las tapas está determinado básicamente por la ubicación y el tipo de tránsito a la que se verá sometida, de esta forma las hay de acero galvanizado, de acero inoxidable, de aluminio, de hormigón… En los últimos tiempos el robo reiterado, para su posterior venta como chatarra, ha obligado a utilizar materiales diferentes, como pueden ser el popilpropileno o el composite.

La clave es su diámetro constante
La geometría que se utiliza en su diseño no es casual, ya que una tapa circular hace que se pueda rodar de un lugar a otro para transportarla y, además, que pueda encajar en su sitio desde cualquier ángulo.

Además, al ser redondas tienen un diámetro constante y esto impide físicamente que las tapas puedan caer por el agujero, ya que la distancia que une el centro con cualquier punto es siempre el mismo, algo que no sucede con otras figuras geométricas. Si fuera cuadrada, por ejemplo, podría girarse y caer al alcantarillado.

Cuando se utilizan tapas con forma paralepípeda es porque están diseñadas para proteger arquetas, redes de distribución de electricidad o de otros tipos de cableado, como son los de telecomunicaciones.

La tapa de alcantarilla más famosa del mundo
En Roma se encuentra, posiblemente, la alcantarilla más famosa del mundo: la Bocca della Veritá, cuya imagen quedó en la retina de todos nosotros tras aparecer en la película ‘Vacaciones en Roma’, con Gregory Peck y Audrey Hepburn.

La Bocca della Veritá es uno de los rincones más fotografiados de Roma, pero quizás lo que muchos turistas no sepan es que existe una actividad conocida como Drainspotting que consiste en fotografiar tapas de alcantarilla en cualquier lugar del mundo.

Gracias a estos artistas de la fotografía hemos podido conocer la enorme variedad de diseños que tienen las tapas de alcantarilla de Japón, en donde se ha convertido en un verdadero arte callejero.

El gobierno nipón otorga plena libertad a los fabricantes de tapas de alcantarilla con una salvedad, se les exige que incluyan un símbolo relacionado con el área o la localidad. Así, por ejemplo, en Kyoto es una tortuga, símbolo de la sabiduría y la longevidad.

Tomado de: https://www.abc.es/ciencia/tapas-alcantarilla-redondas-rectangulares-20230609191047-nt.html

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password