Sí, hay personas maravillosas y son contadas con los dedos de las manos

Por: María Nelly Lenis Rubio

Twitter: @ManeLenis

Hace días leía una publicación con una frase al final de ese escrito sobre “morder la mano de quién te da de comer”. Ahí, muchas personas opinaban sobre lo decepcionante que era el pasar por esa experiencia, mi aporte fue que de tantas veces que he extendido mi mano hacia los demás, nunca me ha interesado recibir nada a cambio por que así ha sido la educación que he recibido de mis padres, la cual mantengo y he pasado a mi hijo. Pero después se me han removido fibras al saber que para muchas personas que sí me importan, yo no voy de nada –y no me hago la víctima–.

Tal vez no sea buena amiga, ni buena persona para estar en un momento tan incómodo como el pasado cumpleaños, donde gracias a la familia, dos amigas incondicionales (Mi Rosa adorada y mi Golda loca), otra amiga Eri, mi amado y gente maravillosa del trabajo opacaron el olvido de personas que año tras año saludo con un cordial y corto mensaje en su día de nacimiento. Pero lo que colmó mi pasividad y me hizo desahogar con estas palabras, es el hecho que por casi media hora mi gran amiga “Golda” me preguntaba por mi día especial y las actividades en un grupo en el cual estamos y ninguna a excepción de ella había dedicado su tiempo para felicitarme, yo quería que parara de escribir cosas en ese grupo ingrato, pero ella no lo hacía… leí cada palabra escrita por sus participantes con lágrimas en mis ojos, mucho dolor al evidenciar y excusar su absurdo olvido. Sé que a veces parezco una tonta por entregar mi amistad, pero esta vez cerré mi corazón porque fue el tercer año consecutivo (soy masoquista) que lo olvidan. Y como si eso no fuera poco, y quisieran darme más duro en la cara, otro grupo en el que siempre estoy pendiente de cada detalle, lo olvidaron todas… por segundo año consecutivo (¿estaré muy pendeja para permitir que me afecte así?).

A pesar de que fueron más los momentos hermosos vividos, estos dos marcaron mi día especial y espero olvidar pronto.

Desde hace unos años soy más selectiva con mis amistades para no equivocarme y sufrir como una Magdalena por desplantes, palabras y acciones. Esto es debido a que mis dos mejores amigas se casaron y no me invitaron a su boda; de una lo entiendo por ser la hermana del papá de mi hijo y por no incomodarlo a él lo hizo; sin embargo, su esposo, también uno de mis grandes amigos, tuvo el detalle hermoso de venir y estar conmigo ese día unos minutos y hacerme partícipe de su lindo momento. La otra, simplemente no me tuvo en cuenta, hasta el día de hoy no lo comprendo, ni tengo una razón; ella decidió eliminarme de su vida después de ser como mi hermana, ella conoció a mi hijo primero que muchos de mis familiares, e incluso de mi abuelo (no se lo merecía). Me duele y mucho, las dos me partieron el corazón y lo dejaron irreparable para confiar en una amiga cercana hasta el punto de que he podido evaluar con muchas desilusiones amorosas y no se comparan con lo que me hicieron sentir, ellas dolieron más que cualquier final de relación que haya tenido antes. Además, para las decepciones amorosas lastimosamente nos hemos preparado y son divertidas de vivir… de eso se trata la vida ¿no?.

Estas son razones para tener más desconfianza de quién está a mi lado, prefiero tener una mala relación y un mal compromiso amoroso que una mala e ingrata amistad. Me gozo la vida como nadie y los que me conocen saben que me fascina mi inmadurez y decir que tengo 14 eternos y fascinantes años, aunque este cerca a los cuarenta.

Puede parecer una idiotez o una tormenta en un vaso de agua, pero a veces tantos golpes empiezan a doler en lo más profundo. Este desahogo es para que todos, incluida estoy, siempre sin importar quien este a su lado hágalo sentir importante, no saben con qué está luchando esa otra persona y sus acciones, sus palabras son importantes por mínimas que sean, para dibujar una sonrisa en su rostro y olvidar un momento amargo y en soledad que se esté viviendo. Ser solidario y amable no cuesta nada, pero vale mucho para quien lo recibe.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password