Varias peticiones hacen los gremios comerciales para modificar Toques de Queda en fines de semana, ante perjuicios económicos por Pandemia

Toques de queda continuos entre semana y no los fines de semana, así como toques de queda sectorizados o que comiencen más tarde, son algunas de las peticiones que están haciendo los diferentes gremios comerciales de la ciudad para sopesar los perjuicios económicos causados por la pandemia del Covid-19.

La primera propuesta es que las medidas continuas de toque de queda y ley seca se hagan de lunes a miércoles y no los fines de semana. En este sentido, lo que se busca es permitir la operación del comercio sin restricción de horarios los días jueves, viernes, sábados y domingos.

“Todos los sectores de la economía con los cuales hemos socializado la propuesta -como Acopi, Acecolombia Asobares y Acodres- consideramos que los mejores días en ventas son los fines de semana, por lo que incluir un toque de queda los lunes, martes y miércoles, pues restringiría la verdadera movilidad de las personas, que son las que están llevando el virus en medios como el transporte masivo”, señaló Brany Prado, director ejecutivo de Acodres para la región Pacífico.

Entre tanto, Manuel Pineda, presidente de Asobares Valle, indicó que otra propuesta para ayudar a los diferentes gremios comerciales de la ciudad es que las medidas de toque de queda y ley seca empiecen más tarde y no a las 8:00 de la noche.

“Estamos pidiendo que nos dejen trabajar hasta la 1:00 de la mañana o que los toques de queda los hagan en un horario diurno, que es que en el que el 90 % de la población sale a la calle. En cambio, los fines de semana, en horario nocturno, solamente circula en la ciudad entre un 10% y un 15% de las personas”, explicó Pineda.

Por su parte, Alejandro Vásquez, presidente de Asonod (la Asociación de Establecimientos Nocturnos de Diversión de Cali) indicó que otra propuesta es que en la ciudad se hagan toques de queda sectorizados que se vayan rotando por todas las comunas, con el fin de que los negocios que no los cobija la restricción tengan la oportunidad de abrir sus puertas al público de manera organizada y cumpliendo con los protocolos de bioseguridad.

“Esto nos va a permitir hacerle frente a la rumba ilegal, que cada vez está tomando más fuerza en la ciudad, a tal punto que un funcionario de la Alcaldía fue amenazado por tratar de frenarla. Entonces, mientras la informalidad está reinando, los negocios del sector nocturno que funcionan legalmente están llegando a su extinción. Ya llegamos a la conclusión de que la gente después de casi un año de pandemia continúa buscando ese entretenimiento ¿por qué no ofrecerlo en sitios con unas garantías básicas y cuidando el empleo para que los negocios nocturnos puedan seguir sobreviviendo y la gente no busque la rumba informal?”, manifestó Vásquez.

Carlos Rojas, secretario de Seguridad de Cali, dijo que todas esas propuestas son bienvenidas y que serán llevadas al comité científico que asesora a la Alcaldía con respecto al comportamiento de la pandemia.
“Esto con el fin de que las propuestas puedan ser valoradas técnicamente y, con base en eso, ya se tomen decisiones finales”, precisó Rojas.

Piden apoyo económico

Manuel Pineda, presidente de Asobares Valle, señaló que los negocios del sector nocturno le están pidiendo a la Alcaldía de Cali diferentes ayudas con el propósito de compensar los cierres que ha enfrentado el gremio por la pandemia.

“Que nos ayuden con los subsidios de arrendamiento de nómina para pagar los servicios públicos y, sobre todo, que nos hagan un descuento en el Impuesto de Industria y Comercio (ICA), que es uno de los impuestos más costosos que pagamos como sector. Estas serían formas de compensar, pero por supuesto, no sería la solución. La única solución que tenemos es poder trabajar, poder emplear a la gente y realizar nuestra actividad”, sostuvo Pineda.

Al respecto, Argemiro Cortés, secretario de Desarrollo Económico indicó que la Alcaldía está buscando diferentes salidas para solventar la crisis de ese tipo de negocios. Una de ellas, donar alimentos a aquellos trabajadores de los bares, discotecas y restaurantes que estén muy mal.

“Podríamos estar hablando de 8000 a 10.000 mercados porque más de eso no tenemos capacidad de compra”, dijo Cortés.

“También estamos planteando otorgarles subsidios a estos negocios para el pago de arriendos y servicios públicos. Un tercer elemento a mediano plazo es hacerle préstamos al sector productivo para su reactivación económica. Estamos hablando de una bolsa de $30.000 millones que tenemos que sacar de recursos del emprésito para poder dar ese apoyo y apalancar recursos por $60.000 millones a través de Bancoldex o el Fondo Nacional de Garantías para prestarle a los empresarios”, explicó el funcionario.

El Comité Intregremial y Empresarial del Valle del Cauca le hizo un llamado al alcalde de Cali, Jorge Iván Ospina, para que genere una mayor articulación con el sector privado de cara a enfrentar de manera colaborativa los retos que impone esta segunda fase de la pandemia del Covid-19 y, de esta forma, no afectar el proceso de reactivación económica.

”Vemos con preocupación que se están tomando medidas restrictivas, sin la debida socialización y articulación para minimizar el impacto en el tejido productivo”, dijo el Comité en un comunicado.

Añadió que “las restricciones de fines de semana han perjudicado el consumo de los hogares y creado sobrecostos en el sector productivo”, y según análisis preliminares, se estiman pérdidas diarias de cerca de $20.000 millones en Cali.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password