A PATRICIA…

Desde niños nos unimos como dos seres que llegamos a este mundo predestinados y por esas cosas que Dios nos entrega, las mismas que hoy Él determina, de llevársela a su diestra.
Quedan en ese infinito de recuerdos lo que vivimos en las primeras etapas de vida niñez, adolescencia, juventud…pero no lo que ella quiso, la vejez juntos. Otros caminos nos distanciaron, todo por el mismo destino que el Todopoderoso nos abrió.
Me diste tres lindas mujeres como hijas, de ellas mis cinco preciosos nietos, quienes te extrañan desde anoche en esa partida pronta que jamás esperaste.
Siempre te agradeceré por lo que hiciste por mí, por enderezar mi vida en pasajes que, sin tu presencia seguro no lo habría logrado. Me diste los consejos en momentos que los necesité, me hice profesional por tu constancia e insistencia para que no abandonara mis estudios, tanto que por mis ausencias fuiste muchas veces quien recibió las clases, hasta me asististe en las prácticas, Gracias.
Ocupaste siempre el lugar que dejé, por mi trabajo, y cuando me fui de tu lado, para darles el amor a mis hijas que tanto lo necesitaban. Llenaste el vacío por mi dejado con tu legado de madre ejemplar. Hoy tu partida nos llena de tristeza a todos, para que se inunden nuestras mentes de recuerdos; si, de los mejores, como madre, abuela, hija, hermana, tía y para mí como esa esposa que siempre estando yo a tu lado me entregó parte de su vida.
Quiero que estés tranquila allá, en ese más allá donde estés, porque has dejado una huella que nunca se borrará.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password