Los objetos más extraños del universo

El universo es un lugar fascinante. Más allá de nuestro sistema solar se encuentran innumerables estrellas, planetas, agujeros negros y muchos otros fenómenos que aún no se han explorado.

iStock

Las páginas de los libros de ciencia ficción están llenas de visitantes alienígenas que ingresan en secreto al sistema solar para espiar a la humanidad a medida que emergemos como una raza tecnológicamente capaz, como en Star Trek. Así que imaginemos la emoción que sentimos cuando el 19 de octubre de 2017, el astrónomo Robert Weryk vio un objeto viajando a través del sistema solar mientras usaba el telescopio Pan-STARRS en el Observatorio Haleakalā, de Hawái.

Apodado ‘Oumuamua (‘explorador’ en hawaiano), este objeto es uno de los más extraños con los que nos hemos topado hasta el momento. Es extremadamente alargado, posiblemente de hasta un kilómetro de largo pero no más de 167 metros de ancho, por lo que parece una especie de pepino espacial. Viaja tan rápido que no hay forma de que pueda estar limitado gravitacionalmente por el Sol. La única conclusión es que se trata de un intruso cósmico que se formó fuera de nuestro sistema solar.

Las estimaciones sugieren que llegó a nuestro sistema solar en la era victoriana, pero los astrónomos no saben exactamente cuánto tiempo vagó solo por el espacio antes de llegar a este punto. En agosto de 2018, un estudio que utilizó datos del telescopio Gaia de la Agencia Espacial Europea identificó cuatro estrellas por las que habría pasado muy cerca en los últimos siete millones de años. Quizá una de estos fue su estrella de origen.

No hay duda de que el universo es un lugar ya de por sí extraño. Nuestro planeta es un compendio de flora y fauna insólitas habitando una bola azul cubierta por una capa delgada y dura y cubierta por una tenue película de gases. Sin embargo, nuestro propio planeta representa una pequeña fracción de los fenómenos peculiares que se pueden encontrar al acecho en todo el cosmos, y cada día los astrónomos nos descubren nuevas sorpresas. En esta galería, echamos un vistazo a algunos de los objetos más extravagantes del espacio como el curioso visitante que quizá podría ser un iceberg de hidrógeno, según una teoría planteada en junio de 2020 por astrónomos de la Universidad de Yale y la Universidad de Chicago. ¿Es un nuevo tipo de objeto?

Oumuamua

Lo hemos citado al principio. ‘Oumuamua, el primer objeto interestelar conocido que atraviesa el sistema solar de la Tierra, se ha denominado de muchas maneras: un cometa, un asteroide, una nave espacial en forma de cigarro. Desde hoy tiene una nueva descripción: un equipo de astrónomos de la Universidad de Yale y la Universidad de Chicago afirman que se trata de un iceberg de hidrógeno. “Hemos mostrado que probablemente esta compuesto de hielo de hidrógeno. Se trata de un nuevo tipo de objeto, pero parece que pueden aparecer muchos más en el futuro ”, afirman los autores. Oumuamua viajó por el espacio durante millones de años antes de entrar en nuestro sistema solar. Ahora ha pasado más allá de la órbita de Saturno y viajará otros 10.000 años antes de salir del sistema. Se trata de un objeto con propiedades muy inusuales: su brillo varió rápidamente, lo que sugiere que tenía forma de platillo o cigarro; se aceleró de manera similar a un cometa, sin embargo, no mostró evidencia de emisión de gas o las finas oleadas de polvo normalmente asociadas con los cometas. Y, ahora que parece ser un iceberg de hidrógeno, debemos tener en cuenta que aunque el hidrógeno es el elemento más común en el universo, rara vez se encuentra en forma sólida, lo que requiere temperaturas extremadamente frías.
El estudio teoriza que los objetos similares a icebergs hechos de hidrógeno pueden formarse potencialmente en los densos núcleos de nubes moleculares que impregnan la galaxia de la Vía Láctea y dan lugar a nuevas estrellas y sistemas planetarios. Sea como fuere, es uno de los objetos que más nos han fascinado en los últimos años.

Objeto Hanny

Es una de las estructuras más extrañas que existen y eso dice mucho, dada la cantidad de objetos que el telescopio espacial Hubble, entre otros, nos han revelado. Un objeto Hanny es el nombre que se le da a ciertos objetos astronómicos de aspecto gaseoso. Este en concreto, muestra IC 297, una galaxia espiral ubicada a unos 650 millones de años luz de distancia de la Tierra en la constelación de Leo Minor. Al lado de la galaxia (separado por miles de años luz en realidad) está el Objeto de Hanny (en honor a Hanny van Arkel). La estructura es enorme, aproximadamente del tamaño de nuestra propia Vía Láctea (con un diámetro de más de 100.000 años luz). Brilla intensamente en luz verdosa producida por los átomos de oxígeno ionizado, en esta vista desde el telescopio espacial Hubble. Se cree que el origen más probable de la estructura es un cuásar que ya no está activo, ubicado en el núcleo central del IC 297. Impulsado por un enorme agujero negro, el cuásar se apagó repentinamente, dejando solo una galaxia y un brillante objeto gaseoso visible en telescopios a longitudes de onda ópticas; pues, en algún momento, el cuásar escupió todo el material que se retorció en filamentos que comprenden esta única estructura.

Pasta nuclear

Se trata de un tipo teórico de materia degenerada que se postula habita dentro de las costras de las estrellas de neutrones: la sustancia más fuerte del universo. Formada a partir de los restos de una estrella muerta, según las simulaciones, los protones y los neutrones en la cáscara arrugada de una estrella pueden estar sujetos a una presión gravitacional insana, que los aprieta en enredos de material tipo linguini, que se romperían, pero solo si se les aplicara 10.000 millones de veces la fuerza necesaria para romper el acero. “Es una estructura enorme y al mismo tiempo extremadamente densa, por lo que ayuda a hacerla más fuerte”, explicó uno de los autores del estudio, Charles Horowitz de la Universidad de Indiana Bloomington.

 

Tomado de

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password