Vivieron 72 años casados y murieron con seis horas de diferencia

Publicación de EL TIEMPO de Bogotà Colombia

La muerte separó tan solo unas horas a una pareja de esposos después de 72 años de matrimonio. A sus 106 años falleció el pasado viernes en Barranquilla Víctor Herrera de la Espriella y en la madrugada del día siguiente lo hizo Ángela Iranzo Salas, de 94 años.

Los padres del actual alcalde del municipio de Soledad (Atlántico), Joao Herrera Iranzo, y abuelos del secretario de Deportes de Barranquilla, Joao Herrera Olaya, padecían serias complicaciones de salud, normales en su avanzada edad.

 

‘Viti’ y ‘Lilla’, como se decían de cariño, cumplieron con la premisa de no vivir con alguno de sus ocho hijos, entre ellos el locutor Lao Herrera y el periodista Víctor Herrera, hasta que los achaques comenzaron a afectar sus organismos, lo cual causó que ambos tuvieran que ser hospitalizados en habitaciones contiguas.

“Ellos siempre nos decían que querían vivir solos. Ella le seguía cocinando, le preparaba el desayuno, el almuerzo, la comida. Siempre lo estuvo atendiendo”, manifestó Joao Herrera Olaya, uno de sus 32 nietos.

Ángela Iranzo Salas era hija de un español que vivió en una guarnición española en Cuba, de hecho, ella nació en La Habana. Víctor Herrera de la Espriella, por su parte, fue un docente y destacado personaje de la radio, una de las voces más connotadas de la capital del Atlántico.

El alcalde de Soledad, Joao Herrera Iranzo, a través de su cuenta de la red social Twitter, agradeció los mensajes de condolencia.

Aunque ella fue hospitalizada primero, él partió antes

Cuentan los familiares de la pareja que primero fue Ángela quien comenzó a registrar quebrantos de salud, por lo que fue necesario hospitalizarla. Esta ausencia fue notada de inmediato por su esposo, quien a toda hora preguntaba: “¿Dónde está Lilla?”.

La mujer fue dada de alta y regresó a casa, sin embargo, tuvo que permanecer en una cama hospitalaria. Luego fue don Víctor quien tuvo que ser hospitalizado y ahora el mismo cuestionamiento se hacía su mujer: “¿Dónde está ‘Viti’?”.

Finalmente, Ángela tuvo una recaída y fue llevada a la clínica, pero lo primero que hizo a su llegada fue ir a ver a su esposo.

Tras la muerte de él, a las 5:30 p. m. del pasado viernes, una nieta le dio la noticia a la mujer, quien por su estado no podía hablar, pero recurrió a apretarle la mano como símbolo de haber entendido la pérdida de su esposo.

No más de seis horas pasaron para que la muerte volviera a unirlos, esta vez para la eternidad.

“Estas son cosas de Dios. Vivieron juntos, se fueron juntos y juntos descansarán los dos”, puntualizó Joao Herrera Olaya.

“Mis bellos viejos se pusieron de acuerdo para irse juntos, ni la muerte los pudo separar. Gracias, Dios, por ellos”, comentó por su parte, Joao Herrera Iranzo, actual alcalde de Soledad.

El periodista y locutor Lao Herrera Iranzo publicó en su cuenta de Facebook un registro fotográfico de lo que fue el último beso de su padre a su madre:

“El último beso de mi padre a mi madre. La parca los unió en la eternidad y rompieron el paradigma de ‘hasta que la muerte los separe’. ¡Qué amor tan bello! Setenta y dos años de matrimonio, siempre juntos hasta en la muerte. Gracias, Padre Santo, por haberme dado por hijo a un par de santos. No tendré con qué pagarte nunca este regalo del cielo. Se fueron los dos el mismo día”, escribió el comunicador.

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password