La Guarida del Lobo: ¿convertirán el refugio de Adolf Hilter en un parque temático nazi?

Polonia busca remodelar el emblemático búnker para atraer turistas. Pero los críticos temen un “Disneyworld” macabro.

Si bien actualmente está cubierto en moho y vegetación, el complejo conocido como “Guarida del lobo” supo ser uno de los cuarteles militares más formidables de los que se hicieron en la Segunda Guerra Mundial.

Compuesto por unos 80 edificios (50 de los cuales eran bunkers), el sitio ubicado en lo que actualmente es Polonia fue una de las bases del nazismo en Europa del Este, y el lugar en donde se produjo el mayor atentado contra la vida de Adolf Hitler.

Si bien el lugar es un imán para turistas desde la caída del comunismo, el reciente anuncio de que se buscará remodelar el complejo con el objetivo de aumentar su atractivo generó olas de críticas, debido al temor de que se convierta en un sitio de peregrinación para simpatizantes neonazis.

En declaraciones al sitio británico BBC, Sebastian Trapik, el vocero del distrito donde se encuentra el ex cuartel, afirmó que la intención es invertir el “máximo esfuerzo” por respetar la “seriedad y la verdad histórica” por encima de todo lo demás.

Trapik también reconoció que el objetivo principal es reconstruir la sala donde se produjo el atentado contra el Führer, incluidas figuras a escala humana de cada una de las personas que estaban en el lugar al momento en que estalló la bomba.

Salvado por una mesa de roble
Si bien el atentado contra la vida de Adolf Hitler del 20 de julio de 1944 pasó a la historia como Operación Valquiria, lo cierto es que este nombre en realidad refería a un plan de contingencia mediante el cual se buscaba asegurar la continuidad del gobierno en caso de algún evento catastrófico que impidiese su funcionamiento. La conspiración para matar a Hitler fue planificada dentro de esta maniobra mayor.

Atentado Hitler Guarida del Lobo
La operación fue organizada y liderada por el oficial alemán Claus von Stauffenberg. El objetivo era derrocar al régimen nazi, y lograr un acuerdo de paz con los Aliados lo antes posible. Bajo el pretexto de una reunión de carácter militar con Hitler, Von Stauffenberg llegó a la “Guarida del lobo” con un portafolio dentro del cual había un plástico explosivo envuelto en una bolsa marrón.

Luego de colocar el portafolio cerca de Hitler, Von Stauffenberg se excusó de la reunión diciendo que tenía que atender una llamada urgente. Fue un oficial sentado a la par del líder alemán quien hizo detonar la bomba al correrla abajo de la mesa de conferencias.

La detonación se cobró la vida de tres oficiales, y produjo más de 20 heridos. Gracias a la robusta mesa de roble, Hitler sobrevivió con tan solo heridas menores.

Claus von Stauffenberg fue rápidamente apresado y ejecutado. Al día de hoy, hay un sitio en el complejo que recuerda su gesta.

La trama fue llevada al cine de la mano de Tom Cruise, en el film “Operación Valquiria”. El actor protagoniza allí a Von Stauffenberg.

El riesgo de un “Disney” macabro
Si bien la recreación de batallas de la Segunda Guerra Mundial es un fenómeno creciente en Polonia, conllevan el riesgo de crear un “Disney moribundo, que podría promover una fascinación con Hitler y la Alemania nazi”, según el historiador polaco Pawel Machcewicz.

“Es indignante, y una locura”, afirmó a la BBC. “Las cicatrices de la guerra deben ser preservadas y expuestas como una lección; las exposiciones deben explicar la historia, contextualizarla, pero no opacarla”.

Según Machcewicz, las representaciones de episodios importantes de la guerra son “moralmente ambiguas”, ya que los jóvenes que los ven no cuentan con el recuerdo de esos eventos, y existe el riesgo de banalizar la tragedia con estrategias de marketing que fueron pensadas para promover sitios de menor carga simbólica.

Una base a prueba de todo
El ex cuartel militar fue construido en 1941 en lo que en ese momento era la aldea de Rastenburg, Prusia Oriental (actualmente es la aldea polaca de Gierłoż). La obra fue comisionada en preparación a Operación Barbaroja, el nombre en código con el cual los nazis denominaron su intento por invadir la Unión Soviética.

Hitler llegó al cuartel en junio de 1941, y permaneció allí más de 800 días, hasta noviembre de 1944.

Construido en medio de un bosque, la base tenía una superficie de 6,5 kilómetros cuadrados. Había una pista de aterrizaje cerca, y contaba con una central eléctrica propia. En su momento de mayor apogeo llegó a contar con 2 mil personas que vivían y trabajaban allí.

Ante la inminencia de la derrota nazi, Hitler ordenó que la destruyeran, pero la fortaleza de las edificaciones soportó inclusive las detonaciones realizadas por los soldados alemanes. Allí siguen hasta hoy, dañadas, pero en pie.

Textos tomados de El Clarín, diario de Argentina

Login

Welcome! Login in to your account

Remember me Lost your password?

Lost Password